Vibraciones

Somos energía Pura…

ESPIRITUALIDAD

8 minutos de lectura

El Budismo y la Espiritualidad

El Budismo remonta sus orígenes a Siddharta Gautama conocido también como el Buda Sakyamuni.

Habiendo surgido en la India hace más de 2500 años, esta tradición espiritual carece de dogma de fe, y por el contrario, hace énfasis en la experiencia directa del practicante.

Al igual que cualquier otro investigador científico, el futuro Buda se planteaba preguntas y buscaba respuestas, sólo que en su caso lo hacía dentro de su propia mente, utilizando la meditación como herramienta y basándose en su propia experiencia personal. Experimentando una y otra vez durante años, finalmente alcanzó el despertar o la suprema iluminación: se convirtió en un Buda.

Llegar a ser un perfecto Buda es algo a lo que todos podemos aspirar. No se trata de un beneficio que nos llegará de afuera sino por el contrario, hace referencia a una transformación interior que conduce a descubrir, dentro de nosotros mismos y para beneficio de todos, la esencia de nuestra propia mente. Sólo tenemos que emprender el camino para lograrlo. Ese camino es la meditación.

El beneficio está disponible para todos sin distinción de raza, sexo, cultura, orientación religiosa o política. Las enseñanzas y prácticas meditativas re-potencian y reivindican la vida al ayudarnos a descubrir la riqueza subyacente en cada experiencia, y hacernos comprender que toda actividad es igualmente importante cuando se trata del trabajo interior.

.

Jesús, el hombre espiritual

Cualquiera que reconozca el modelo de nuestro Señor, en seguida se dará cuenta de que tanto en su predicación como en sus hechos, tuvo muy presente los aspectos más espirituales y trascendentes de la propia existencia humana. Si bien, como ha ocurrido a lo largo de la Historia y máxime llegando casi al final de los tiempos, el concepto de espiritualidad se sigue malinterpretando en buena parte de nuestro ámbito cristiano, y no pocas veces es confundido con ciertas corrientes de espiritualidad extrañas a la verdad de Jesucristo.

Reconocemos que la tendencia del ser humano es acudir a los extremos y abandonar el equilibro. En ese balanceo del péndulo, encontramos una variopinta gama de posibilidades que dan como resultado una espiritualización desequilibrada. Nuestra presente posmodernidad ha creado diversas formas de espiritualidad ajenas a la propuesta bíblica. Y para encontrar el equilibrio, como venimos proponiendo, se hace necesario examinar detenidamente el proceder de nuestro Maestro, tanto en público como en privado. Sólo así lograremos apercibirnos, a través de la comparación, de los extremos tan preocupantes que estamos experimentando en nuestro tan extendido ámbito cristiano.

El apóstol Pablo recoge el sentir del mismo Señor Jesús, y alienta a la iglesia para que no desvíe sus objetivos espirituales: «Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra» (Col. 3:2). Si bien la carrera se sucede en la tierra, no perdamos de vista que nuestra meta se sitúa en el nivel más alto y sublime, esto es, en la nueva y perfecta creación que Dios ha prometido para aquellos que le aman.

MAESTROS Y ESPIRITUALIDAD

Una interesante recopilación sobre espiritualidad de los Grandes Maestros.

La espiritualidad no va a ser hallada en los libros. Aunque exprimamos un libro no vamos a obtener espiritualidad alguna. Si queremos ser espirituales, tenemos que crecer desde dentro. Los pensamientos y las ideas preceden a los libros. La mente levanta a los pensamientos y a las ideas de su sueño. La espiritualidad despierta a la mente. Una persona espiritual es la que escucha los dictados de su alma, y a la que el temor no puede torturar. Las opiniones del mundo son demasiado débiles para atormentar su mente y su corazón. Ella conoce, siente y personifica esta verdad.

Sri Chinmoy
Cuando se trata de Dios y el hombre, sólo existe un lenguaje, y ese lenguaje es la espiritualidad.

La espiritualidad es la universalidad de la Verdad, la Luz y el Deleite. La espiritualidad es la necesidad consciente de Dios. La espiritualidad es la oportunidad constante de realizar y probar que todos nosotros podemos ser tan grandes como Dios.

Osho
Se piensa que la espiritualidad es un logro difícil. No es ninguna de las dos cosas: es decir, no es ni difícil ni un logro. Seas lo que seas, ya eres espiritual. No hay que añadir nada nuevo a tu ser, y no hay que desechar nada de tu ser; eres lo más perfecto posible.

La persona es como la ropa. Tu cuerpo está aquí, oculto en la ropa; de igual manera, tu espiritualidad está aquí, oculta en cierta ropa. Estas ropas son tu personalidad. Puedes estar desnudo aquí y ahora, y de la misma manera puedes estar desnudo también en tu espiritualidad. Pero no sabes lo que son las ropas. No sabes cómo estás escondido en ellas; no sabes cómo estar desnudo.

Es lo mismo con la espiritualidad: es un tesoro oculto. No hay que lograr nada en algún momento futuro. Aún no lo has reconocido, pero ya está en ti. Tú eres el tesoro, pero sigues mendigando.

Omraam Mikhael
La vida espiritual supone integrar en uno mismo la enseñanza que recibe. La palabra «espíritu», contenida en el adjetivo «espiritual», no debe servir de pretexto a toda clase de elucubraciones. En la expresión «vida espiritual», la palabra más importante es «vida». Sí, vivir, es decir concretar las verdades divinas, darles forma para que ellas puedan existir en vosotros. Debéis ser como el grabador que inscribe caracteres o una imagen en el metal. Este metal sois vosotros mismos y las marcas son palabras como «amor», «luz», «paz», «bondad», que terminarán incrustándose en vosotros.

Eckhart Tolle
Muchas personas ya han tomado conciencia de la diferencia entre la espiritualidad y la religión. Reconocen que el hecho de tener un credo (una serie de creencias consideradas como la verdad absoluta) no las hace espirituales, independientemente de cuál sea la naturaleza de esas creencias.

En efecto, mientras más se asocia la identidad con los pensamientos (las creencias), más crece la separación con respecto a la dimensión espiritual interior. Muchas personas «religiosas» se encuentran estancadas en ese nivel. Equiparan la verdad con el pensamiento y, puesto que están completamente identificadas con el pensamiento (su mente), se consideran las únicas poseedoras de la verdad, en un intento inconsciente por proteger su identidad. No se dan cuenta de las limitaciones del pensamiento. A menos de que los demás crean (piensen) lo mismo que ellas, a sus ojos, estarán equivocados; y en un pasado no muy remoto, habrían considerado justo eliminar a esos otros por esa razón. Hay quienes todavía piensan así en la actualidad.

Anthony de Mello
Despertarse es la espiritualidad, porque sólo despiertos podemos entrar en la verdad y descubrir qué lazos nos impiden la libertad. Esto es la iluminación. Es como la salida del sol sobre la noche, la luz sobre la oscuridad. Esto es lo menos que puedes exigirle al amor: sinceridad. La espiritualidad consiste en ver las cosas, no a través de cristales de color, sino tal como son. La espiritualidad ha de nacer de ti mismo; y cuanto más seas tú mismo, serás más espiritual.

Jesús el Cristo
Es vital, para el éxito de la distribución de mi MENSAJE CRÍSTICO, que la gente comprenda completamente la verdadera naturaleza de las religiones, por lo que han tenido a la gente en sus garras hasta el siglo veinte. Hasta que no se den cuenta de las bases míticas en las cuales han edificado todas sus convicciones, a la gente le será difícil soltar sus tan acariciadas creencias.

Por favor entiende que cuando hago tales afirmaciones me refiero a la ‘religión cristiana’, a ‘los principios de fe’, al ‘dogma’ y ‘la teología’. No me refiero a aquellas grandes almas espirituales que han buscado y siguen buscando a Dios y la Verdad más allá del dogma y de las creencias. Muchas de éstas han recibido mi inspiración en sus mentes y corazones, pero tienen miedo de soltar sus fervorosas creencias. Están obstaculizadas por las prácticas religiosas. Ha llegado la hora de que se desprendan de ellas, de que crezcan en espiritualidad y en la comprensión de su verdadera FUENTE de SER, y que se lleven a sus congregaciones con ellos.

Deepak Chopra
Lograr la armonía entre el ego y el alma es uno de los objetivos principales de la espiritualidad.

Las alegrías más grandes de la vida suceden cuando las experiencias internas y externas están en armonía. En esos momentos, el triunfo se siente como un acontecimiento sublime; no nos deja pasmados ni exhaustos, sabe exactamente como lo imaginamos. Esta correspondencia se logra con un proceso llamado rendimiento. Como todos saben, rendirse quiere decir darse por vencido. En términos de espiritualidad, simplemente lo reducimos a darse. Damos sin ningún deseo egoísta de recibir algo a cambio.

Jiddu Krishnamurti
La verdad es una tierra sin caminos. Ninguna religión es capaz de llevarnos a la espiritualidad o a la libertad. Las religiones son una causa de esclavitud tanto como cualquier otra. Sólo nos pueden ofrecer una jaula o prisión religiosa. Para andar libres tenemos que deshacernos de todas las muletas. Las religiones no son más que los intereses creados de la creencia organizada, separando y dividiendo a las personas. Las religiones se basan esencialmente en el miedo.

Budismo
En el budismo se prescinde de la noción de Dios. Tampoco hay ninguna “Iglesia budista” institucionalizada, ni fronteras dogmáticas definidas, ni credo, ni rito oficial, ni sacerdocio o jerarquía, ni una autoridad suprema comparable con el Papa católico. De modo que, cuando alguien “se hace budista”, en realidad no entra en ninguna Iglesia o religión tal y como Occidente entiende esta palabra, sino que sólo adopta una cierta espiritualidad.

Mindfulness
La espiritualidad es simplemente estar despierto en el momento presente; en experimentar nuestras vidas al máximo, apreciar lo impresionante que es estar vivo; es apreciar el privilegio de nuestro breve tiempo aquí, apreciar nuestro planeta, nuestro universo.

La espiritualidad no es huir del tedioso mundo físico; es cultivar la habilidad de estar plenamente presente, despierto, con plena atención y poder responder a todas las muchas circunstancias variadas de la vida. Esto es la esencia de la práctica espiritual y de la autorrealización.

Rajinder Singh
Dices que no tienes ganas de sentarte a meditar. Es porque tu mente te engaña. A menudo he dicho que nuestra mente se vale de mil trucos. La falta de control sobre nuestras mentes demuestra que tomamos la espiritualidad como algo superficial. En lo más profundo no le damos ninguna importancia. Por lo menos denle la misma prioridad que al trabajo en su oficina. Si le dan la importancia debida a la espiritualidad, siempre tendrán tiempo, siempre tendrán la voluntad para meditar y podrán controlar sus mentes.

Mahatma Gandhi
Muchas veces, se confunde el conocimiento espiritual con el progreso espiritual. La espiritualidad no es cuestión de saberes escriturales ni de discusiones filosóficas. Mas bien, se trata de robustecer el corazón por encima de toda medida. La primera exigencia de toda espiritualidad es la intrepidez. Resulta imposible que un cobarde sea virtuoso.

Más historias

8 minutos de lectura

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede que te hayas perdido